domingo, 6 de noviembre de 2016

LA BAJA EDAD MEDIA. CRISIS DE LOS SIGLOS XIV Y XV

LA BAJA EDAD MEDIA. CRISIS DE LOS SIGLOS XIV Y XV



3 comentarios:

  1. 5.3 LOS REINOS CRISTIANOS EN LA BAJA EDAD MEDIA: LA EXPANSIÓN DE LA CORONA DE ARAGÓN EN EL MEDITERRÁNEO.
    Tras la conquista de Valencia y Mallorca por Jaime I, finaliza la reconquista catalano-aragonesa. Los tratados con Castilla y Francia, empujan a la Corona de Aragón hacia el Mediterráneo.
    La expansión se inició con la conquista de Baleares por Jaime I, Pedro III el Grande conquista Sicilia (1282). Jaime II conquista Cerdeña (1ª mitad XIV) y controla los ducados de Atenas (1311) y Neopatria (1318) con la ayuda de los almogávares* (mercenarios catalanes y aragoneses) con Roger de Flor. Se crea un área de influencia en el Norte de África (Tremecén y Bugía). Pedro IV recuperó Mallorca, y Alfonso V toma Nápoles (1442) que se independizará a la muerte del monarca.
    La expansión se basó en un prospero comercio con éstas zonas, con Barcelona como principal impulsora. Se utilizaron letras de cambio*, compañías mercantiles y se crearon lonjas de contratación*. Se importaban sedas, especias y tejidos de lujo; y se exportaban paños, azafrán, artesanía, etc. Las mejoras en la navegación facilitaron los viajes, con el uso de cartas portulanas.
    La decadencia del comercio mediterráneo, vino con la caída del Imperio bizantino (1453) y el avance turco.
    *Almogávares: mercenarios utilizados por la Corona de Aragón en su expansión por el Mediterráneo.
    *Letra de cambio: orden de pago de un importe que se cobra en una fecha determinada y en un lugar concreto, que puede ser muy lejano.
    *Lonjas de contratación: local donde se realizan negocios mercantiles y financieros

    ResponderEliminar
  2. 5.4 LOS REINOS CRISTIANOS EN LA BAJA EDAD MEDIA: LAS RUTAS ATLÁNTICAS (CASTELLANOS Y PORTUGUESES). LAS ISLAS CANARIAS.
    A partir de finales del siglo XIII, menudean (hacen más frecuentes) las visitas de europeos al archipiélago. Las razones de este redescubrimiento fueron:
    La expansión económica de algunas regiones de Europa (Génova, Reino de Aragón, Reino de Castilla, Portugal) y la necesidad que éstas tenían de establecer rutas seguras hacia Oriente, en busca de la seda y las especias, y hacia el interior de África, en busca de oro y esclavos, que evitaran los territorios controlados por los turcos en el Mediterráneo oriental.
    Desarrollo de nuevas técnicas de navegación (brújula, astrolabio (latitud), timón axial (rumbo) , coca-carabela 1) y el desarrollo de la cartografía a través de los portulanos, en uno de los cuales, el Atlas Catalán del mallorquín Cresques Abraham, de 1375, aparecen representadas las islas Canarias con sus nombres actuales.
    Motivos ideológicos y políticos: las monarquías del sur de Europa estaban en una fase expansiva. En el caso de los reinos de la península ibérica, la expansión territorial, respondía a la dinámica de lucha y reconquista frente a los musulmanes. Por lo tanto la expansión territorial suponía el reforzamiento del poder real, imbuido todo por un espíritu de cruzada en defensa del cristianismo.
    La primera visita documentada fue la de Lanceloto Malocello que, en 1312 se estableció en Lanzarote, permaneciendo en ella durante casi veinte años.
    Después de esta visita, el conocimiento que se tiene en Europa sobre las Islas aumenta. La información aportada por los primeros visitantes y la documentación cartográfica, especialmente el Atlas Catalán anteriormente señalado, facilitó las arribadas, unas, las menos, tuvieron un carácter misionero, como fue el establecimiento de una comunidad franciscana en Telde entre 1350 y 1391, pero otras, la mayoría tuvieron un carácter económico, básicamente la captura de esclavos para ser vendidos en los mercados europeos.
    A partir de siglo XIV, Castilla y Portugal se disputaron el control de las costas atlánticas. En los inicios del XV Portugal conquistó Ceuta, y descubrió y colonizó Porto Santo, Madeira y Azores; centrándose en abrir un paso hacia el O. Indico, llegando a Cabo Verde y al Golfo de Guinea.
    Por su parte la fortaleza marítima castellana, le había llevado a participar en la Guerra de los Cien Años junto a Francia. La alianza con Francia y el interés Atlántico propiciaron la conquista de las Islas Canarias. Hasta comienzos del siglo XIV las islas carecieron de interés, hasta que se inició la expansión portuguesa y castellana en el Atlántico. Durante el siglo XIV portugueses y castellanos habían reclamado sus derechos sobre las islas; en 1402 con Enrique III de Castilla, Jean de Béthencourt. El resto se conquistaría a finales del siglo XV. Juan de Betancurt, barón normando protagonizó la primera etapa de la conquista. Los motivos son básicamente económicos: Bethencourt poseía factorías textiles y tintorerías y Canarias le ofrecía productos tintóreos: la orchilla.
    La colonización fue casi privada hasta los Reyes Católicos; los derechos señoriales de las islas se vendieron varias veces en el siglo XV. Castilla y Portugal rivalizaron por su control hasta 1479.

    ResponderEliminar
  3. 1 Carabela: Se trata de una embarcación ligera, alta y larga —hasta 30 metros de alto—, estrecha, de aparejo redondo o latino y con tres mástiles, sobre una sola cubierta y elevado castillo de popa; navegaba a unos 8 nudos (unos 15 km/h).
    Era de casco ligero, lo que daba como resultado una embarcación veloz y apta para ganar barlovento (de cara al viento y a sotavento significa de espaldas del viento)
    La carabela permite transportar muchas mercancías, lo que hace posible alimentar a la tripulación durante largas travesías, no precisa remeros y se aumenta la superficie y el número de velas
    Aunque el modelo no precisaba remos en las carabelas usadas por Enrique el Navegante o Fernando de Magallanes, la cubierta podía albergar cuatro remos larguísimos, para los casos en los que fuera necesario, y cada uno debía ser manejado por cuatro hombres que, para moverse, tenían que caminar adelante y atrás sobre la cubierta. Los baos no asomaban por los costados y rara vez tenían castillos de proa o popa elevadas
    Algunas reproducciones muestran las carabelas con tres velas latinas. Sin embargo, estas podrían tener también solamente dos.



    ResponderEliminar